BLOG

sábado, 3 de mayo de 2014

Sol y sombra.


Galería de imágenes
Un tendero duerme la siesta en la `Plaza de Toros de Las Ventas´ / 2 de Mayo 2014, MADRID.
El levantamiento del dos de mayo, sucedido en 1808, es el nombre por el que se conocen los hechos acontecidos en aquel año en Madrid (España), producidos por la protesta popular ante la situación de incertidumbre política derivada tras el Motín de Aranjuez. Posteriormente a que se reprimiera la protesta por las fuerzas napoleónicas presentes en la ciudad, por todo el país se extendió una ola de proclamas de indignación y llamamientos públicos a la insurrección armada que desembocarían en la Guerra de Independencia Española

Un hombre instalado en la calle de Alcalá en busca de trabajo / 2 de Mayo 2014, MADRID.
Cartel de toreros que participan en los festejos taurinos de `Las Ventas´/ 2 de Mayo 2014, MADRID.
Manifestación en Madrid para ¨exigir más empleo y mejores condiciones de trabajo¨ / 1 de Mayo 2014, MADRID.
La afición del Atlético de Madrid celebra en la Plaza de Neptuno el pase a la final de la Champions League / 1 de Mayo 2014, MADRID.
El 2 de mayo de 1808, a primera hora de la mañana, una multitud de madrileños comenzó a concentrarse ante el Palacio Real. La muchedumbre conocía la intención de los soldados franceses de sacar de palacio al infante Francisco de Paula para llevarlo a Francia con el resto de la Familia Real, por lo que, al grito de José Blas Molina «¡Que nos lo llevan!», parte del gentío asaltó el palacio. El infante se asomó a un balcón provocando que aumentara el bullicio en la plaza. Este tumulto fue aprovechado por Murat, que mandó un destacamento de la Guardia Imperial al palacio, acompañado de artillería, la cual hizo fuego contra la multitud. Al deseo del pueblo de impedir la salida del infante, se unió el de vengar a los muertos y el de deshacerse de los franceses. Con estos sentimientos, la lucha se extendió por todo Madrid.
Manifestación en Madrid para ¨exigir más empleo y mejores condiciones de trabajo¨ / 1 de Mayo 2014, MADRID.
Un anciano pasea por los alrededores la `La Plaza de Toros de Las Ventas´ / 2 de Mayo 2014, MADRID.
La afición del Atlético de Madrid celebra en la Plaza de Neptuno el pase a la final de la Champions League / 1 de Mayo 2014, MADRID.
Manifestación en Madrid para ¨exigir más empleo y mejores condiciones de trabajo¨ / 1 de Mayo 2014, MADRID.
Los madrileños comenzaron así un levantamiento popular espontáneo pero largamente larvado desde la entrada en el país de las tropas francesas, improvisando soluciones a las necesidades de la lucha callejera. Se constituyeron partidas de barrio comandadas por caudillos espontáneos; se buscó el aprovisionamiento de armas, ya que en un principio las únicas de que dispusieron fueron navajas; se comprendió la necesidad de impedir la entrada en la ciudad de nuevas tropas francesas.
Todo esto no fue suficiente y Murat pudo poner en práctica una táctica tan sencilla como eficaz. Cuando los madrileños quisieron hacerse con las puertas de la cerca de la ciudad para impedir la llegada de las fuerzas francesas acantonadas en sus afueras, el grueso de las tropas de Murat (unos 30.000 hombres) ya había penetrado, haciendo un movimiento concéntrico para dirigirse hacia el centro. No obstante, la gente siguió luchando durante toda la jornada utilizando cualquier objeto que fuera susceptible de servir de arma, como piedras, agujas de coser, macetas arrojadas desde los balcones... Así, los acuchillamientos, degollamientos y detenciones se sucedieron en una jornada sangrienta. Mamelucos y lanceros napoleónicos extremaron su crueldad con la población y varios cientos de madrileños, hombres y mujeres, así como soldados franceses, murieron en la refriega. Goya reflejaría estas luchas años después, en su lienzo La Carga de los Mamelucos.
Si bien la resistencia al avance francés fue mucho más eficaz de lo que Murat había previsto, especialmente en la Puerta de Toledo, la Puerta del Sol y el Parque de Artillería de Monteleón, su operación de cerco le permitió someter a Madrid bajo la jurisdicción militar y poner bajo sus órdenes a la Junta de Gobierno. Poco a poco, los focos de resistencia popular fueron cayendo.
Manifestación en Madrid para ¨exigir más empleo y mejores condiciones de trabajo¨ / 1 de Mayo 2014, MADRID.
Un grupo de personas sin hogar esperan la celebración en la Plaza del Dos de Mayo, en el madrileño barrio de Malasaña, de la `Fiesta de la Rosa´ y del `135 Aniversario del PSOE´ / 2 de Mayo 2014, MADRID.
El Dos de mayo no fue la rebelión del Estado español contra los franceses, sino la de las clases populares de Madrid contra el ocupante tolerado (por indiferencia, miedo o interés) por gran cantidad de miembros de la Administración. De hecho, la entrada de las tropas francesas se había hecho legalmente, al amparo del Tratado de Fontainebleau, cuyos límites, sin embargo, pronto vulneraron, excediendo el cupo permitido y ocupando plazas que no estaban en camino hacia Portugal, su supuesto objetivo. La Carga de los Mamelucos, antes citada, presenta las principales características de la lucha: profesionales perfectamente equipados (los mamelucos o los coraceros) frente a una multitud prácticamente desarmada; presencia activa en el combate de mujeres, algunas de las cuales perdieron incluso la vida (Manuela Malasaña y Clara del Rey, por ejemplo).


No hay comentarios:

Publicar un comentario